Lo que pudo hacer y no hizo Xurxo Charlín en el caso del famoso vídeo

El famoso vídeo grabado y difundido por Xurxo Charlín sigue levantando reacciones, hasta el punto de poner muy nerviosos a los partidos de la izquierda, que se han volcado con gran virulencia en sus páginas afines de las redes sociales para intentar minimizar el daño producido. Para conseguirlo, intentan trasladar a los ciudadanos la idea de que Xurxo Charlín no tenía otra opción que grabar y difundir el vídeo para denunciar el presunto acarreo de votos, una idea simple y de fácil digestión con la que pretenden tapar un gran error político e incluso una posible falta o delito.

Creer que el señor Charlín estaba en esa mesa por casualidad sería de un enorme infantilismo, al igual que pensar que la grabación fue un acto espontáneo. Las formas y la elección del objetivo indican todo lo contrario. Desde Somos Cambados (En Marea) tienen claro que denunciar públicamente el presunto acarreo de votos por parte de una congregación religiosa les beneficia de cara a sus votantes más cristianófobos. Fue la prepotencia y abuso que se percibe en el vídeo lo que causó un efecto contrario.

Qué pudo hacer y no hizo Xurxo Charlín

Partiendo de la base que nadie puede negar el derecho que tienen Xurxo Charlín y Somos Cambados a denunciar todo aquello que consideren políticamente relevante, me gustaría recordarles que en democracia las cuestiones sociales y políticas se exponen en las cámaras de representación ciudadana, como son los plenos municipales o los parlamentos autonómicos y nacionales, no en las redes sociales. El concejal de Somos Cambados pudo grabar el famoso vídeo y llevarlo al Pleno del pasado jueves para ser visionado a puerta cerrada en presencia del resto de grupos políticos y la prensa, de esta forma se cursaba la denuncia del presunto acarreo de votos, al mismo tiempo que se protegía la intimidad y el derecho individual de las personas. No se hizo así, a pesar de que, como miembro del gobierno, Charlín tiene todo a su favor (convocatoria de medios y tiempos durante el Pleno) para que su denuncia fuese efectiva.

Por qué lo hizo así

Ésta y otras pregunta sólo las puede contestar el propio Charlín. Nuestro papel como ciudadanos es darle veracidad o no a sus respuestas. Lo que está fuera de toda cuestión es que Xurxo Charlín interrogó y grabó a una anciana, que difundió el vídeo de forma directa o indirecta, y que esta difusión a nivel nacional es una humillación pública a una persona que, mire por donde se mire, es la inocente en este asunto. Para tapar el escándalo, la izquierda está aplicando esa famosa estrategia que tan bien funciona en nuestro país, que dice que en política es mejor quedar de tonto que de manipulador. En mi opinión el señor Charlín no es tonto, sabe muy bien lo que hace, como demostró cuando forzó un aplazamiento del debate sobre su dimisión. No se puede ser tonto y listo a la vez.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de terceros para mejorar la experiencia de los usuarios y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando acepta su uso. Para cambiar la configuración de su navegador consulte nuestra política de cookies ACEPTAR