Un gobierno con escaso peso político

El cuatripartito cambadés le ha tomado gusto a la crítica vacía en los ocho meses que lleva en el poder. Si partimos de la base que es imposible hacer todo bien, llegamos a la conclusión de que también lo es hacer todo mal, como intenta hacer ver a los cambadeses el cuatripartito en lo referente a la gestión del anterior gobierno. Durante su mandato, Luis Aragunde y su equipo gestionaron proyectos de inversión y resolvieron numerosos problemas planteados por los vecinos de Cambados ajustándose a los criterios e informes emitidos por funcionarios y técnicos especialistas, que son los que determinan el abanico de posibles soluciones que tiene un asunto, exactamente lo mismo que hace y que hará el actual gobierno durante su mandato.

Aragunde no redactó mal ningún proyecto, ni en lo referente a la plaza de abastos ni a la reforma de la cubierta de la piscina, porque el anterior alcalde no es técnico, es un político que realizó las gestiones (políticas) necesarias para que esos proyectos se hiciesen realidad en Cambados. Eso es precisamente lo que los ciudadanos esperan del actual gobierno cuatripartito, que solucione los problemas políticos (titularidad, gestión, financiación, ejecución, etc.) de los proyectos que hay en marcha y que logre atraer nuevas inversiones que consoliden el futuro del municipio.

Para poner en marcha el centro de día o conseguir llevar adelante la reforma de la plaza de abastos es necesario tener peso político y suficiente altura de miras, para anteponer las necesidades de los vecinos a las conveniencias partidistas, algo que no están demostrando los grupos que forman el actual gobierno municipal, más centrados desde el primer momento en rivalizar políticamente en los medios de comunicación con otras instituciones como Portos o la Xunta, ambas gestionadas por el PP, que en conseguir lo mejor para el municipio.

Intentar justificar tu escaso peso político formulando teorías conspiranoicas en voz alta (o escrita) no hace más que recordar a los vecinos que fueron otros los gobiernos que, con aciertos y errores, tanto en el diseño como en la ejecución, trabajaron para solventar los inconvenientes políticos que presentaban los proyectos, logrando poner en marcha inversiones de gran interés para Cambados.

Puestos a hablar de “falta de sensibilidad”, “trabas políticas” y demás conspiraciones partidistas, no olvidemos que la Diputación está gobernada por el PSOE con apoyo del BNG, y que ocho meses después siguen sin solución los problemas del reformado pabellón del IES Cabanillas, será que la Diputación no es amiga del gobierno municipal, ningunea a los cambadeses, o que los miembros del cuatripartito tienen poco poder político dentro de sus respectivos grupos. Cuando trabajas para HACER ALGO puede salir bien o mal, cuando no HACES NADA, acabas buscando culpables ajenos.

trabas-politicascusas y justificaciones.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de terceros para mejorar la experiencia de los usuarios y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando acepta su uso. Para cambiar la configuración de su navegador consulte nuestra política de cookies ACEPTAR